miércoles, 30 de enero de 2013

The Mothers of Invention - Absolutely Free (1967)

Si Frank Vincent Zappa Jr. hubiera nacido en otra época y en otro lugar se hubiera convertido probablemente en un serio compositor de música clásica. Pero la suerte quiso que Frank Zappa creciera respirando el aire de la cultura juvenil de California, al ritmo del doo-wop de los años cincuenta y del rhythm and blues, que comenzase a componer a partir de estos dos estilos. De hecho, antes que cantante o guitarrista, Frank Zappa es un compositor. Amante de las fusiones más osadas, fue uno de los primeros en establecer un puente entre pop, rock, jazz y música sinfónica, e incluso operística, logrando, con una ironía sólo equiparable a su inteligencia musical, fascinar, además del público del rock, a muchos estudiosos de la música llamada "seria”.

Con esta pequeña referencia a Zappa, procedo a hablar respecto de Absolutely Free, el segundo álbum de The Mothers of Invention, dirigido por Frank, lanzado el 26 de Mayo de 1967 por la discográfica Verve, nuevamente bajo la colaboración del productor Tom Wilson. Es  de nuevo, una muestra de compleja composición musical con la sátira política y social. La banda había sido aumentada desde Freak Out!, mediante la adición del saxofonista  Bunk Gardner, el tecladista Don Preston, el guitarrista Jim Fielder y el baterista Billy Mundi. Fielder abandonó el grupo antes de que el álbum fuera lanzado, y su nombre fue borrado de los créditos.
Este álbum pone énfasis en los movimientos interconectados, ya que cada lado del LP de vinilo original, cuenta con una mini-suite. También cuenta con una de las canciones más famosas de la carrera temprana de Zappa, "Brown Shoes Don’t Make It", un tema que ha sido descrito como un "condensado de dos horas musicales".

Más completo y trabajado que su debut, este álbum es la obra maestra de este período. Zappa asume la dirección total de la banda y asume su posición de guitarrista solista. Desde la mordaz ‘Plastic People’, una revisión del clásico ‘Louie Louie’, a ‘America Drinks & Goes Home’, pasando por dos suites magistrales, ‘Duke Of Prunes’, de una extraña belleza, o ‘Call Any Vegetable’, un rock en tres partes cuya parte central es un largo y magistral solo de guitarra, uno de los mejores de Zappa, o esa otra revisión de ‘Louie Louie’ que es ‘Suzi Creamcheese’, una de los temas más pegadizos que realizó Zappa. Además contiene ‘Bobby Brown Don’t Make It’, un tema complicado con diversidad de estilos musicales, que es una de las cumbres de Zappa como compositor. Fue escenificado por la banda en el Greenwich Village neoyorkino durante seis meses, suponiendo un escándalo en su época, y fue considerado como ‘pornográfico’, ‘corrosivo’ e ‘inmoral’.


Con este disco Zappa se enfrenta a la América burguesa: canciones como 'Brown shoes don't make it, Plastic people' y 'America drinks' expresan, de forma irónica, la rabia y el desacuerdo que Zappa abriga hacia el conformismo. Mientras tanto, The Mothers han conseguido una inmejorable compenetración en directo; Collins, Black, Estrada, Don Preston (teclados), Billy Mundi (batería), Buck Gardner y Motorhead Sherwood (instrumentos de viento) se habían ejercitado durante seis meses de actuaciones en el Garrick Theatre del Greenwich Village, con una media de catorce actuaciones por semana. El grupo había aprendido a seguir las indicaciones de Zappa, director de orquesta, y a hacer un espectáculo teatral con la participación del público. Una noche Frank les pide a unos marines que suban al escenario para mostrar cómo el ejército destroza a los niños; para la ocasión se utilizaron muñecos de trapo.


DESCARGA

1 comentario: